20 feb. 2013

La niñas perdidas




La historia de Frances es la de una niña que pierde a su padre y es acogida por su tía soltera, entrando así a formar parte de un entorno doméstico ajeno en el que deberá integrarse con sus traumas todavía pendientes. Allí hará por conocerse a sí misma mientras atiende el nuevo entramado de amistades que le rodea, entre ellas la relación creciente de su tía con una escritora andrógina y el testimonio, recogido en la novela de ésta ultima, acerca de una madre y su hija, lectura que a Frances le hará preguntarse por su propia madre, desaparecida poco después de nacer ella… La autora de Frances es Joanna Hellgren, una treintañera nacida en Estocolmo que a principios de siglo vivió en París como estudiante de arte, y que allí, en la inspiradora capital francesa, empezó a interesarse por el cómic como lenguaje para encauzar su discurso. En 2009, Hellgren vio destacado su álbum Mi hermano nocturno en el Festival International de la Bande Desinée d’Angoulême, y ese cálido recibimiento por parte de la industria le animaría a proseguir en el medio, que desde entonces alterna con la ilustración en prensa, la confección de libros infantiles y algunos encargos como diseñadora gráfica. La talentosa voz narrativa de Joanna Hellgren queda patente en esta ambiciosa novela gráfica, en cuyas páginas, y mediante un dibujo grácil y una dramaturgia de gran sutileza, plantea múltiples preguntas acerca de los vericuetos psicológicos por los que se deslizan (y hasta pueden embarrancarse) todas las relaciones humanas. Preguntas que, en lectura atenta, se revelarán valiosas respuestas. Puedes acceder a las primeras páginas de Frances clicando aquí.


15 feb. 2013

Pequeño gran hombre



El hombrecito es un surtido de historietas cortas que, aquí reunidas, forman una botica impúdica y estrambótica. En sus páginas, además de lo que es prácticamente un notable tratado acerca del enfrentamiento entre las doctrinas psiquiátricas y aquellas que la antipsiquiatría planteó en su momento como alternativas, encontraremos reflexiones autobiográficas que el autor nos entrega como ofrenda, caprichos y experimentos dramáticos que nos dan a ver su crecimiento como artista, chispazos de humor marciano que desfogan la lectura y, diseminados aquí y allá, unos atrevimientos narrativos que, retorciendo cualquier lógica dramática, acaban por cristalizar en un material que va más allá de lo estimulante.
Chester Brown (Montreal, 1960) requiere poca presentación. No en vano está considerado uno de los autores más carismáticos del cómic contemporáneo desde que, con poco más de veinte años, decidió dedicarse profesionalmente al dibujo de historietas. Para ello se autoeditó el minicómic Yummy Fur, en cuyas serializó varias de las que luego serían sus novelas gráficas, como Ed, el payaso feliz, El Playboy y Nunca me has gustado. Entre sus últimos trabajos, apreciados, galardonados y debatidos en todo el mundo, se encuentra la biografía de un líder rebelde canadiense del siglo XIX, Louis Riel, y su compendio de reflexiones sobre la prostitución, todas ellas basadas en experiencias reales, recogidas bajo el título Pagando por ello.
Leer a Brown es asomarse a un irresistible ecosistema fundado en la obsesión y la neurosis, un mundo de risas y llantos del que el lector, quiera o no, va a salir afectado.
El hombrecito, antología de historietas realizadas entre 1980 y 1995 y seleccionadas por él mismo, es una auténtica caja de sorpresas destinadas a ser cimiento para una de las carreras más celebradas de la historieta actual.
Puedes acceder a un adelanto clicando aquí.